Buscar

Pedro Rumi: "El cierre del Hospital Ragone no constituye una solución adecuada"

La presidente de la Fundación Pensar Salta Graciela Lena dió a conocer la postura de la institución ante la crisis que atraviesan los servicios de salud mental de Salta.




El estado actual del único hospital de referencia en la provincia y las condiciones laborales paupérrimas en las cuales se desempeña el personal de salud reflejan el desinterés , desconocimiento y la negación existente acerca de las enfermades de la salud mental, que tienen una alta prevalencia y un marcado impacto en la población, especialmente en postpandemia.


“El cierre del Hospital Ragone no constituye una solución adecuada” afirmó el Dr. Pedro Rumi, Coordinador de la Mesa de Salud de la Fundación Pensar Salta.


Con la pretensión de fundar esta medida en un artículo de la Ley de Salud Mental, se pierde de vista que dicha normativa exige inversiones que aún no se han concretado, a saber:

* creación de dispositivos intermedios, casas de medio camino y centros de día

* aplicación a la salud mental de un 10 % del Presupuesto de Salud Pública

* incorporación de RRHH y disponibilidad de camas de internación en hospitales generales.


En los grandes centros urbanos los hospitales de salud mental fueron refuncionalizados priorizando las atenciones ambulatorias e internaciones breves e incorporando a su oferta especialidades clínicas. De aplicarse tal criterio en la provincia de Salta, esto constituiría un avance de importancia al transformar un hospital psiquiátrico en un hospital general de referencia en salud mental.


Consideramos, además, que resulta necesaria la apertura de salas de salud mental en hospitales generales, tal como la que funcionaba en el Hospital del Milagro y que fuera cerrada durante la pandemia.


En la actualidad sólo una docena de médicos psiquiatras se desempeñan en el ámbito de la salud mental de Salta. En consecuencia, si pretendemos mejorar las atenciones resulta necesario incorporar profesionales que puedan dar respuesta a una población en crecimiento y una demanda que aumenta.


El abordaje de la salud mental no se resuelve con el cierre de espacios de atención sino, por el contrario, con la concreción responsable de iniciativas y acciones específicas priorizando la prevención y la asistencia de los usuarios de los servicios de salud y respetando el derecho a una atención digna, con acceso a las medidas terapéuticas adecuadas para una rehabilitación plena.